El clima en Santa Cruz

lunes, 5 de mayo de 2008

El Sí arrasa y Morales no acepta su derrota

Júbilo. Una multitud celebró anoche en el corazón cruceño la victoria del Estatuto Autonómico. Se cantó el himno nacional y el de Santa Cruz. Hubo discursos de los líderes de la región, baile y fuegos artificiales.

Proceso. No se pudo frenar el referéndum y el Estatuto Autonómico consiguió el 85,4% de los votos, según un conteo rápido de Usted Decide. El Presidente aseguró que la consulta fracasó y llamó a dialogar desde hoy.

Cómputo Finalizado

Fecha Finalización: 09/05/2008 Hrs. 16:49:26


Pregunta del Referéndum:

¿Decide usted la ratificación y puesta en vigencia del Estatuto del Departamento Autónomo de Santa Cruz, aprobado en fecha 15 de diciembre de 2007 por la Asamblea Provisional Autonómica, para que de manera inmediata se constituya en la norma Institucional básica del Departamento y sea de cumplimiento obligatorio para todos los que habitan y ejercen la función pública en el Departamento?

Información Tabular

Pregunta

Votación

Porcentaje

Si

477,872

85.6%

No

80,380

14.4%

Total Válidos

558,252

100%

(los porcentajes de votación, son calculados en función al total de votos válidos computados)

Votos

Totales

Porcentaje

Válidos

558,252

100%

Blancos

8,778

1.51%

Nulos

14,203

2.44%

Emitidos

581,233

100%

Total

Porcentaje

Total Inscritos Habilitados

936,048

100%

Participación Ciudadana

62.09%

Total Mesas Habilitadas

5,252

100%

Mesas Fusionadas

35

0.67%

Total mesas computadas

5,217

100%

ChartAxd ChartAxdBar

Santa Cruz - Bolivia, 09/05/2008.

jueves, 1 de mayo de 2008

La odisea del indio

Por: Alvaro Riveros Tejada - www.hechosyrostros.com

Quien quiera que trate de comprender la caótica situación por la que atraviesa Bolivia deberá remontarse en la historia nacional, hasta el año mismo de su fundación (1825). Allí percibirá que en el decurso de su vida republicana, en los departamentos andinos de la patria, donde nada tuvo que ver la media luna oriental, cada 25 años, como si de un fenómeno sísmico recurrente se tratara, se tuvo que enfrentar una sublevación indígena o un movimiento político reivindicatorio de corte indigenista.

Tras una luna de miel fundacional y de asentamiento de la república se llegó hasta 1841 cuando, ante el peligro de invasión del presidente peruano Agustín Gamarra, los bolivianos se unieron en torno al Gral. José Ballivián, para derrotar al invasor y darle muerte en las altiplanicies de Ingavi, en la primera y única contienda bélica victoriosa de que tengamos memoria. De esta manera se consolidaba, acaso para siempre, la independencia de Bolivia. Empero, transcurrido el primer cuarto de siglo desde la fundación (1850), Manuel Isidoro Belzu, llamado el Tata Belzu o sea Padre, por las masas indígenas que lo seguían, mandó al exilio a Ballivián y se hizo del primer gobierno etnocentrista de nuestra historia.

Conocemos la suerte corrida por Belzu a manos de Melgarejo, quien revirtió sus medidas populistas expoliando las tierras de los indios y generando con ello, 20 años después, el germen de otra arremetida indigenista, cuando el general Agustín Morales, jefe de la rebelión antimelgarejista, en 1872 decretó la devolución de dichas tierras. Tal disposición quedó trunca ya que un año después (1873) lo sucedió el general Adolfo Ballivián y a este le siguieron los cortos gobiernos de Tomás Frías (1874 - 1876) e Hilarión Daza (1876-1879), gobierno en el que devendría la guerra del pacífico que cercenó el litoral boliviano y nos condenó a una oprobiosa mediterraneidad.

Un cuarto de siglo más tarde o sea en los albores de la guerra federal de 1898, otro militar, haciendo uso del mismo alias de Belzú, el”Tata Pando” hizo esta promesa formal al Cacique Pablo Zárate Willka, jefe de los indios aymaras: "... Willka -le dijo- te doy el grado de Coronel; levanta al indio; destruye al blanco del Sud. Cuando derrotemos al ejército constitucional, yo seré presidente y tu serás el segundo presidente de Bolivia. Y devolveremos la tierra al indio; la tierra que le ha arrebatado el Gral. Melgarejo". Y de esta forma, con la misma intermitencia del cuarto de siglo, se sucedieron los gobiernos populistas e indigenistas de Bautista Savedra (1925), que precedió a la guerra del Chaco; el de Victor Paz Estenssoro en 1952, el de J.J. Torrez el 71 y el de Evo Morales Ayma el 2006. De todos ellos, solo el gobierno de Paz Estenssoro fue el que realizó medidas concretas en pro del indio. Al margen de convertir eufemísticamente su categoría, de indio en ”campesino”, le otorgó la reforma agraria y otras conquistas sociales que dieron paso a las actuales realidades.

Si bien es cierto que existe un común denominador en esta secuencia histórica de 25 años, no es menos cierto que existe también una asombrosa coincidencia en el destino final de estos redentores. Mientras los falsos fueron asesinados, los verdaderos acabaron en el bronce. Entretanto, lo único que continua igual es la odisea del el indio.

LA OPCIÓN ES LA AUTONOMÍA O RETROCEDER

Por: El Director

Los indicadores sociales marcan el éxito y el fracaso de las gestiones de gobierno, los indicadores de Bolivia nos muestran que en materia económica no existe un programa de coherencia donde la inflación con una característica de presencia solvente nos demuestra fracaso, en un país que si bien existe democracia y libertad de prensa la institucionalidad del estado está congelada y la que existe le es funcional a los administradores del estado, la pobreza camina ya no a pasos largos sino corriendo, la inversión privada y externa no existe ni la posibilidad de mantener la que existe, el narcotráfico, el contrabando y la corrupción son los pilares en los que se asienta el estado indigenista de Evo Morales.

La opción que Santa Cruz está buscando por medio de las urnas es legítima, esperanzadora, busca consolidar para sus hijos un territorio libre del odio, de las exclusiones y resentimientos que hoy sufre por parte de un estado inútil ineficiente y absurdo que pretende condenarnos a la miseria eterna, podemos fracasar pero los resultados más negativos de un gobierno autónomo serán inferiores a los que se obtendrán de continuar con la farsa de sostener un estado inviable, los cruceños -a pesar de cientos de desinteligencias y contradicciones- logramos la unidad en un sueño de continuar con valores dignos como la democracia, la libertad, el respeto al individualismo y la búsqueda inquebrantable de justicia para todos y la utopía de luchar contra la pobreza.

La existencia de los grupos de poder (las logias) en Santa Cruz no es un secreto pero son más dignos que la presencia maléfica de las hordas xenofóbicas llamadas "movimientos sociales" los cuales son monitoreados con sed de sangre y no son más que una tropa de perversas y salvajes fieras a los que no les interesan los pueblos y menos conformar una nación.

Este proceso puede pecar de egoísmo por los protagonistas pero en la hora de definiciones todos son capaces de los desprendimientos que demanda la autonomía, los autonomistas en el fondo buscan plantar en la conciencia y el corazón de los bolivianos el "mojón" autonomista el cual no es un pedazo de madera sino una bandera de naturaleza a la que ni el viento, ni el agua, ni el fuego, ni la envidia pueden moverla.

La autonomía es eso: un sentimiento, el mismo que debieron haber tenido los obsesivos que buscaron derrotar al yugo español, en el fondo la autonomía es la independencia de Santa Cruz de un yugo implantado por un centralismo absorbente y hoy contaminado con odio y sed de sangre.

Ayer el Ministro de RR.EE., sin ruborizarse y rayando en el cinismo máximo, señalaba que las autonomías son parte de un proceso conspirativo que busca derrumbar y socavar a la democracia. Choquehuanca con esta afirmación parecía echar tierra a toda la conspiración liderizada por Evo Morales desde el 2003 hasta fines del 2005, la que finalmente truncó a gobernantes democráticos que por más "hijos de puta" representaban la vigencia de la democracia y fue Evo Morales quien los derrocó evocando cuanto argumento encontró para descalificarlo, y fue esa misma OEA que lo censuró y apoyó al entonces Presidente Sánchez de Lozada, hoy la OEA hace lo que las naciones asociada demandan, la OEA es sorda para escuchar el clamor de los pueblos, es la OEA que Evo Morales demandaba desconocer, que buscaban que nos desafiliemos de ella, hoy él es un ferviente militante de una organización que es tan inútil como el gobierno del Presidente Morales.

Por lo tanto ante todo este panorama reafirmo que me siento Boliviano en todo el sentido de la palabra y que estoy seguro de que la autonomía es la única forma de avanzar para consolidar la patria grande y si la patria grande elige la opción de retroceder nosotros optaremos por la nuestra que es avanzar. Santa Cruz demostrará que sí podemos pensar en cambiar en positivo.

martes, 18 de marzo de 2008

LA AUSENCIA DE UN GOBIERNO

Por: El Director
Fuente:
EL MUNDO, 12/03/2008

Albert Einstein sostenía que el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en verdad es la ausencia de calor. Todo cuerpo o objeto es factible de estudio cuando posee o transmite energía; el calor es lo que hace que este cuerpo tenga o transmita energía".

"El cero absoluto es la ausencia total de calor; todos los cuerpos quedan inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Nosotros creamos esa definición para describir de que manera nos sentimos cuando no tenemos calor." Si entendemos que Einstein tiene la razón ya que nadie hasta hoy cuestionó con fundamentación dicha teoría la cual es valida para entender fenómenos físicos y sociales, Evo Morales no es un mal gobierno en el sentido que se conoce, lo que sucede es la ausencia de lo bueno que resulta ser un gobierno coherente; como las ciencias sociales son factibles de estudios e interpretaciones Evo trasmite energía de resentimiento cobijado por sus frustraciones personales eso hace que lo que trasmite es dicha energía, el odio es la ausencia total de sentimientos nobles, Evo es incapaz de reaccionar positivamente.

Nosotros estamos experimentando la posibilidad de describir de qué manera nos sentimos ante la ausencia de un gobierno.

Sin hacer comparaciones odiosas, la teoría de Einstein es simplemente eso, no es una regla exacta que para ser médico se requiere una formación académica que lo acredita para asumir el reto de buscar derrotar a las enfermedades, existen personas que con bases empíricas logran contar con los conocimientos para ejercer la tarea de curación, estos últimos son excepciones y sus ejercicios lo llevan a una practica sin la profundidad de lo académico, existen grandes políticos que cambiaron los acontecimientos de la historia con la habilidad de conducir procesos sin las condiciones de formación que los eventos requerían.

Si asumimos esta teorías, en la práctica cotidiana de entender el gobierno de Evo Morales, sacamos como saldo que en él existe total ausencia de lo bueno, de lo noble, de lo justo, sin ternura menos sabiduría, él es el resultado de su medio, nacido en medio de la exclusión, vivió en la pobreza extrema, encontró un espacio que no estaba enmarcado en la ley, los cultivos de coca, una practica cuestionada por su ilegalidad lo cual obliga a los que están en ella a enfrentarse con la ley donde se conoce que los saldos fueron el enfrentamiento a base de bajas, de muertes que irónicamente lo fortalecieron como una opción para menguar su persecución de la ley.

Evo logró fortaleza nunca a base de lo logros positivos porque no existe ya que él es la ausencia total de lo bueno, se alimenta con lo negativo, él está convencido de su participación activa de conspirar contra regimenes legales nacidos en la democracia hasta que su fuerza negativa se incrementó y a base de sacrificios de los suyos logró banderas para derrocarlos; se sabe que por lo menos dos gobiernos no cumplieron su mandato por las acciones negativas de la conducta de Evo Morales quien en definitiva no es perverso ni destructivo sino que no conoce ni practica la opción contraria pues simplemente está ausente en su conducta.

Si Einstein estuviera vivo tendría la posibilidad de entender donde está la ausencia de lo bueno y la presencia de lo malo.

FFAA contra las Autonomías

Por: Jimmy Ortiz Saucedo.
Fuente:
EL DEBER, MARTES 4, MARZO 2008

“Evo llama a movilizaciones contra la autonomía cruceña”. Éste fue un titular de la prensa nacional del 16/02/08. “Dijo que recibió llamadas de sectores sociales dispuestos a levantar las armas para defender su gestión. Demandó a las FFAA y a los sectores sociales defender la unidad del país”. Éstas son afirmaciones del ‘demócrata’ Morales.
Este llamado a las armas es un tema recurrente entre los máximos líderes del MAS. En otro titular de la prensa nacional del 21/09/07 se leía: “Omasuyos amenaza a Santa Cruz y García pide armarse”.


Los cruceños no nos tomamos este tipo de amenazas a la ligera. Durante toda la época republicana fueron cinco los ataques armados que el centralismo asestó a Santa Cruz. Y siempre comandados por ‘nuestro’ glorioso Ejército nacional.

El primer ataque fue contra nuestro prócer Andrés Ibáñez, en 1877, que sostenía que la pobreza de Santa Cruz se debía a “la tiránica forma de gobierno unitario”. Ibáñez proclamó una Junta de Gobierno Federal que enfureció al presidente centralista de la época, Hilarión Daza. Éste envió al Ejército a enfrentar a Santa Cruz y a Ibáñez, al cual finalmente terminó fusilándolo.

El segundo ataque fue en 1891, nuevamente contra otro movimiento federal conocido como La Revolución de Los Domingos. Esta revuelta popular formó también una Junta de Gobierno Federal. Como era de esperar, el movimiento fue reprimido por el presidente de la época, Aniceto Arce, que envió al Ejército. Sus principales líderes fueron al exilio y a prisión.

El tercer ataque fue en Curuyuki, en 1892, esta vez contra una de las etnias nativas más importantes del oriente, los chiriguanos, que reivindicaban sus tierras ancestrales. La batalla de Curuyuki terminó con la muerte de alrededor de 1.000 nativos a manos del Ejército y la posterior ejecución de su líder Apiguaiqui Tumpa. El Presidente centralista de entonces fue el mismo que un año antes atacó Santa Cruz, Aniceto Arce.

El cuarto asalto fue en 1924. La lucha del momento era conseguir un ferrocarril que uniera oriente con occidente. Los dos partidos existentes, el Orientalista y el Regionalista, llevaron adelante el levantamiento conocido como Ferrocarril o Nada. El presidente centralista de ese entonces, Bautista Saavedra, como ya era costumbre, envió a Santa Cruz al Ejército, comandado por el alemán Hans Kundt, que dirigió la Guerra del Chaco. Los revolucionarios fueron exiliados y declarados separatistas y traidores a la patria.

El quinto ataque armado fue en 1958. Éste fue dirigido contra el pueblo cruceño y en especial contra el Comité pro Santa Cruz, que buscaba el pago de las regalías petroleras. El presidente de turno, Hernán Siles Zuazo, mandó a Santa Cruz, con el apoyo de las FFAA, a hordas de milicianos ucureños, que mataron y vejaron a nuestra gente. Los dirigentes cívicos fueron exiliados. ¿Será Evo Morales el sexto mandatario, pero esta vez contra las autonomías departamentales?

El centralismo es siempre la misma vaina, ya sea Goni o Evo. Su visión obtusa no le permite ver del otro lado de las montañas andinas. El colonialismo interno fue siempre más fuerte que el colonialismo externo y también menos fraterno. Nunca quisieron construir un país del que todos nos sintamos parte. Un país no se levanta con la fuerza de las armas y la imposición. “Un nuevo país no puede nacer en La Glorieta”. Un país se construye forjando un alma nacional que nos impulse a un destino común. El país no es un territorio determinado ni un conjunto de personas. El país es metafísico, existe en nuestras mentes y en nuestros corazones. ¡El país es un sentimiento!

* Ingeniero agrónomo, jimiortiz@cotas.com.bo

Bolivia - El turno del Congreso


Publicado el 29 de February, 2008 en Centa Reck, Columnistas, Internacional

Una a una las instituciones y los poderes del Estado acaban cercados, decapitados y tomados como rehenes por el gobierno de Evo Morales, quien de manera reiterativa da la espalda a las leyes, viola la constitución y atropella los poderes del Estado, tratando de dar nacimiento a un proyecto que se trata de imponer bajo las garras del uso desmedido del poder, la violencia y la fuerza.

Una vez más el gobierno de Evo Morales ha transgredido el ordenamiento jurídico, utilizando el Congreso de la República como rehén y como un simple receptáculo y agente para dar tintes de legalidad a un proyecto que está siendo forjado a pura violencia, forcejeo y de espalda a la legalidad.
El procedimiento de aprobación de leyes en Bolivia, no surge durante este gobierno del debate, de las negociaciones o pactos sociales o políticos, aborta con la concurrencia de ponchos rojos, mineros, cocaleros y fuerzas irregulares que pretenden mostrarse como los abanderados de una nueva propuesta de renovación del país, sin tomar en cuenta que el uso de la violencia y de la fuerza es siempre una imposición y acto de barbarie y nunca un acto de lucidez o de respeto por los habitantes y ciudadanos que son la fuerza viva y la razón de ser de un país.

El proyecto del MAS, pretende anular e invisibilizar dos tercios del territorio nacional, seis departamentos que se muestran opositores. Intenta negar y hacer desaparecer a la población mestiza, imponer a turbas enardecidas para instaurar una supuesta revolución bajo el sino de la violación a los derechos humanos y las libertades.

El gobierno de Evo Morales se inauguró con atropellos y se intenta sostener e imponer con acciones violentas que se caracterizan por operar a costa del marginamiento de los poderes establecidos por la democracia. El gobierno actual ha creado un sistema de acciones totalitarias que actúan desde las instituciones y los poderes utilizándolos en sus aspectos formales, para sus fines, pero quitándoles el espíritu y los principios en los que estos se deben sostener y sin los que son pura cáscara y forro.

Tres cuartos del territorio nacional son ahora rehenes de un régimen en el que los ciudadanos libres y tutelados por el Estado no existen, pues sólo se reconocen las huestes, las masas que actúan en nombre de quienes quieren ser los únicos amos y señores, situación por la que se muestran decididos a derrocar a la democracia en la que el país se había resguardado y planteaba profundizar a lo largo de veinticinco años de dura lucha y ejercicio de pesos y contrapesos de poderes que deben perfeccionarse y respetarse para que no volvamos a caer en regímenes tiranos.

Es hora de no dejar que se lleven al vecino, ahora vienen por nosotros. Lo que ha sucedido ayer en el Congreso es una muestra más del asalto a las leyes para tratar de forzar el parto de un régimen que es fruto de la violación y la violencia.

Autor: Centa Reck.

sábado, 1 de marzo de 2008

¡HABÍA SIDO DISTINTO…!

Más claro y acertado no podía ser Don Cayetano Llobet, cuando dice “Había sido distinto” primero ser un guerrillero subversivo pro castrista y después ser un Vicepresidente de la República elegido democráticamente al que le molesta el significado de la palabra subversivo que confunde la Autonomía con Separatismo. *JM*

Fuente: El Deber
Fecha: 17-02-2008

Cayetano Llobet ** Entre Paréntesis…

Se trata de una acción subversiva y las Fuerzas Armadas tendrían que intervenir en defensa de la nación…”. Podría ser una afirmación del Gral. René Barrientos, en vista de la insurgencia guerrillera. Podría ser 1967. La necesidad de acudir al orden armado, dada la amenaza de la subversión. ¡Pero es uno de los Peredo, don Antonio, quien sale por los fueros del orden y de la legalidad! ¿Qué cara le pondría su hermano, el ‘Inti’, subversivo por convicción, respetabilísimo por su conducta, legítimo indignado por la ‘legalidad’ que le imponían?

Don Antonio Peredo no ha dejado de ser un coherente y perfectamente explicable defensor de la guerrilla, no ha dejado de ser procubano –nadie tendría que reprochárselo–, no ha dejado de ser honrado ni respetable, ¡pero ahora está en el poder! ¡Ahora sí, viva la legalidad, viva el orden, muera la subversión!
Pero vayamos con calma: la subversión que él denuncia es la convocatoria a un referéndum.

No es la organización de un grupo armado, en plan de combate, dispuesto a la guerra, organizando emboscadas y teatros de batalla, sino la canalización de una voluntad mayoritaria –¡ya expresada en las urnas!–, de la afirmación autonómica.

No es el cuestionamiento de una legalidad –su otro hermano, Oswaldo, es autoridad elegida y legítima y nadie lo está echando–, sino la voluntad de institucionalización de la autonomía.

Si eso es tan aberrante, ¿por qué el Presidente y el Vicepresidente viven afirmando –reconociendo que su anterior posición fue una horrible metida de pata– que están de acuerdo con las autonomías?
¡Muera la ley… si estoy en la oposición! ¡Viva la ley… si estoy en el poder! No es un mal criterio para los oportunistas, pero es pésimo para hombres honrados, como don Antonio.

Pero hay algo más grave: el llamado a la participación de las Fuerzas Armadas para contener una demanda popular ya contiene un principio profundamente reaccionario.

Es el único recurso al que pueden acudir los proyectos totalitarios. Peor aún: no se trata de unas Fuerzas Armadas resultantes de la lucha revolucionaria e insurgente, fruto de la revolución y protectoras, por todos los medios, del nuevo orden.

Son las mismas Fuerzas Armadas, ¡las mismas de febrero y de octubre!, a las que llama don Antonio.
Desde luego, me niego rotundamente a admitir que el llamado a consolidar un referéndum autonómico suponga la comisión de un acto subversivo.

Pero tengo que confesar mi perplejidad, casi hasta el asombro y estupor, por el hecho de que la palabra ‘subversión’ resulte tan pecaminosa para don Antonio Peredo.

Obviamente, estoy partiendo del supuesto de que tal palabra es una palabra digna en el vocabulario de un revolucionario… ¡salvo que esté en el poder! ¡Había sido distinto!

Tengo que suponer, con muchísimas más razones, que si de subversión se trata, don Antonio Peredo no hubiera tenido ningún inconveniente en llamar a las Fuerzas Armadas para aplastar a subversivos como don Álvaro García Linera, don Felipe Quispe y otros, a quienes la palabrita no sólo que no los incomoda, sino que los enorgullece. ¡Como para convocar una mesa redonda en el seno del oficialismo!

Y todavía más: si a las consultas autonómicas de Santa Cruz, de Beni, de Pando, de Tarija, pronto Chuquisaca, probablemente Potosí, se quiere responder con Fuerzas Armadas, hay que decirle a don Antonio, con la mayor cordialidad, con el mayor respeto, pero con toda claridad… ¡que le van a faltar Fuerzas Armadas!

* Analista político.

Mi Badongo Server



Este es mi Servidor de almacenamiento de archivos.

 

Visualiza y descarga cualquiera de ellos que puedas utilizar en tu Blog o PC sin problemas.

 

Si necesitas algún software, Serial o Crack sin dar muchas vueltas o buscar en sitios Web que pueden infectar con virus tu PC, házmelo saber… deja tu solicitud en mi Blog, que con gusto te ayudare!

 

Firmar el libro de visitas | Leer mi libro de visitas